El extractivismo es mal desarrollo. Un camino hacia los Derechos de la Naturaleza.

Por Fabián Cevallos Vivar

 

  1. ¿Qué es extractivismo?

Entendemos por extractivismo el conjunto de actividades, políticas y proyectos que son aplicados para obtener materia prima (comodities) que luego serán exportadas en beneficio de los países imperiales (E.E.U.U, Europa, BRICS). Es decir, aquel patrón de acumulación por desposesión (Harvey, 2004) que sobreexplota la naturaleza, especialmente los recursos no renovables, impulsando proyectos de expansión de fronteras petroleras y mineras (inclusive a zonas que eran antes consideradas como improductivas), pero no sólo eso, sino además se vinculan actividades como el agro-negocio, la producción de biocombustibles, monocultivos, transgénicos o la consolidación de un modelo agrícola mono-productor que olvida las soberanías: alimentaria, energética, de salud, de educación y la cultural.

Al mismo tiempo, estos proyectos incluyen la implementación y modernización de la infraestructura. Para el caso de América del Sur, quiero citar el proyecto de Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional para América del Sur (IIRSA), que invierte grandes cantidades de dinero en materia de transporte (hidrovías, puertos, corredores biocéanicos, entre otros), energía (grandes represas hidroeléctricas) y comunicaciones, programa consensuado por varios gobiernos latinoamericanos desde el año 2000, cuyo objetivo central es el de facilitar la extracción y exportación de dichos productos hacia sus puertos de destino”. (Gudynas, 2011) (Svampa 2011) “Movimientos Sociales, matrices socio-políticas y nuevos escenarios en América Latina” in Problèmes d´Amerique Latine y One world perspectives, Workings Papers 01/2010, Universitat Kassel  http://www.social-globalization.uni-kassel.de/owp.php

Para el “extractivismo” nuestros países no tienen potencialidad tecnológica ni financiera, por lo tanto deben explotar sus riquezas naturales y aprovechar a su gente. La aplicación de planes intensivos de extracción y exportación de naturaleza son los que permiten “financiar el desarrollo y el crecimiento económico”. Este discurso es muy fácil de identificar pues ha sido expresado y propuesto por varios políticos de la región, por ejemplo: el texto “Geopolítica de la Amazonía” del vicepresidente boliviano Álvaro García Linera busca justificar el extractivismo en su país; la “Ley de Semillas” (también conocida como “Ley Monsanto”) para permitir el mercado de agrotóxicos y transgénicos, por parte de Cristina Fernández en Argentina, entre otros que podemos anotar.

 

  1. El desarrollismo y el extractivismo hoy, dos caras de una misma moneda.

Nos encontramos en un proceso de re-primarización de las economías, pero ¿Puede la explotación de los “recursos naturales” financiar el desarrollo y el crecimiento económico?

En realidad, la presencia de empresas transnacionales de comodities son las que manejan la economía y se instalan en nuestros países reproduciendo relaciones coloniales de dominación y explotación, pues, son ellos quienes manejan el mercado mundial de distribución y la conexión con mercados financieros, independientemente de que la producción de comodities sea realizada por empresas nacionales, mixtas, o transnacionales directamente.

La experiencia histórica en nuestros países demuestra que el extractivismo produce mayor dependencia, empobrecimiento, destruye a la naturaleza, las fuentes de agua, la biodiversidad y provoca etnocidio. La lógica del capitalismo extractivista es privatizar los territorios para generar una renta basada en relaciones de poder geopolíticas.

Los movimientos sociales en diversos países tienen alternativas al modelo de desarrollo, sus reivindicaciones parten de las promesas que aún no han sido cumplidas, por ejemplo, luego de más de una década de gobiernos progresistas no se ha procedido a una reforma agraria; no han generado condiciones favorables que permitan el impulso de luchas para mejorar salarios y condiciones de trabajo; la política tributaria sigue recayendo sobre los más pobres antes que afectar a los grupos económicos más poderosos y sus empresas, con lo cual, tampoco ha existido una redistribución económica. De hecho, no se quieren afectar a los grupos económicos de poder, un ejemplo de ello lo podemos encontrar en el caso ecuatoriano: Durante el periodo de gobierno, 2007-2013, los grupos económicos ecuatorianos obtuvieron un total de ingresos por cerca de 150 mil millones de dólares y pagaron apenas el 2% de impuestos directos sobre esos ingresos.

 

  1. ¿Desarrollo o Mal desarrollo?

La idea de “mal desarrollo” aparece durante los primeros años de la década del 70, cuando se busca poner en cuestión y en debate la naturaleza misma de los procesos y programas de desarrollo que se venían implementando en América Latina, se cuestionó la incapacidad para satisfacer diversos imperativos que tienen que ver con la búsqueda de la satisfacción del bienestar humano.

En este sentido, creemos que poco a poco se fue consolidando un modelo de mal desarrollo que nos informaba sobre la desigualdad, que dominó en los años 70´s en América Latina. Es decir que costaba mucho hablar de “desarrollo” si más bien existía un aumento de la pobreza, el desempleo, el sub-empleo, y, además, no había disminuido para nada la desigualdad, los problemas sociales vinculados a esta condición. Entonces surge el concepto de “Mal Desarrollo”, para explicar no sólo lo que tiene que ver con el progresivo deterioro del ambiente y la naturaleza sino también con problemas que se relacionan a la falta de equidad de género, desigualdades raciales y sociales.

En realidad el concepto de “mal desarrollo” fue utilizado por diversos autores que hablaron sobre el hecho de que en América Latina, sobre todo en Brasil, México y Argentina se daba una gran paradoja: había un crecimiento considerable en términos de fuerzas productivas y de las riquezas producidas; un crecimiento importante de ciudades gigantes industrializadas con más contaminación que en los países desarrollados; despilfarro de los “recursos naturales” y de la fuerza de trabajo. Entonces la desigualdad, el despilfarro, el saqueo, fueron configurando lo que se denominó como “mal desarrollo”.

El mal desarrollo se refiere a problemas del sistema que afectan al conjunto y que representan una disminución en la satisfacción y en las necesidades humanas y de las oportunidades de la gente. El concepto de mal desarrollo vuelve a tener actualidad para iluminar no tanto sobre el fracaso de los programas de desarrollo como ideal o promesa, sino también sobre las diferentes dimensiones del “mal vivir” que pueden observarse en nuestras sociedades como producto del avance del “extractivismo”. Los modelos de mal desarrollo, sólo pueden implementarse o ponerse a través de un preocupante retroceso de las libertades, de los Derechos Humanos y de Derechos de la Naturaleza.

 

  1. La naturaleza tiene Derechos.

La naturaleza, como hemos visto ha servido en diversos momento de la historia únicamente como un objeto de apropiación “al servicio del capital”. El neo-colonialismo está vigente y asumió entre otras formas la del “extractivismo”. De hecho, podríamos decir que los efectos sobre la Naturaleza hoy, son más fuertes que en la época colonial, propiamente dicha.

El modelo de “mal desarrollo” ya no busca satisfacer la necesidades mínimas de la población, sino que su objetivo fundamental es la obsolescencia de los productos para aumentar los niveles de consumo, esto repercute inmediatamente en el aumento de basura y desperdicio de energía. En este sentido, es importante también criticar a las teorías del “desarrollo sustentable” que inmersas en esa lógica desarrollista no enfrentan las necesidades de un cambio profundo de paradigmas.

Nuestra tarea consiste pues, en re-pensar las relaciones entre la Naturaleza y el Ser Humano fundamentados en el carácter comunitario y la filosofía ancestral de nuestros pueblos indígenas que han conservado formas distintas de relacionarse con el entorno, apegados más bien a ideas de: respeto, la relacionalidad, la complementariedad, sin la cual es imposible entender al Ser Humano aislado de sus congéneres y de la naturaleza; la correspondencia, que nos permite reflexionar sobre la importancia de la relación entre los distintos cambios de la realidad: simbólico, cualitativo, ritual, afectivo, celebrativo; la reciprocidad, que propone que a  cada acto le corresponde su recíproco o su contribución complementaria.

Los Derechos de la Naturaleza sostienen que tiene un valor intrínseco que va más allá de la simple conservación o la contemplación humana sobre ella. Es decir, la naturaleza no está ahí para satisfacer al humano solamente, sino que ella existe como un sujeto de derechos. La relación Ser Humano-Naturaleza, no puede determinarse por el valor o el utilitarismo que nosotros le otorgamos.

A pesar de que los Derechos de la Naturaleza fueron recogidos en los artículos 71 y 74 de la Constitución de Ecuador o en artículo 33 de la Constitución boliviana, ellos tienen un origen ancestral que ha sido transmitido oralmente y en las prácticas de las comunidades indígenas. Emergen en la actualidad, después de un proceso social que permitió cuestionar el modelo neoliberal y el sistema capitalista hasta oficializarse en los procesos constituyentes. Como hemos dicho, sus antecedentes precisamente se refieren a las luchas contra la implementación de los procesos extractivistas y megaproyectos, las luchas por el territorio, el agua, la soberanía alimentaria y la manipulación de la vida que nos permiten visualizar los efectos en los ecosistemas.

Significa un gran aporte a la humanidad ya que al tratarse de delitos graves podrían ser denunciados en Ecuador como señala el derecho internacional. Por ejemplo, la demanda por los derechos del Mar, en el caso del derrame petrolero de la empresa British Petroleum (BP) en el golfo de México, campo Macondo, que fuera presentada en la Corte Constitucional de Ecuador, pues el derrame va más allá de las fronteras nacionales, en zonas que son compartidas como el mar.

La demanda planteaba que al verse afectado la estructura de los sistemas acuáticos, no sólo se trató de un delito en contra de toda la humanidad, sino un delito de lesa Naturaleza, que la jurisprudencia internacional no considera pero que la desafía a tratar como un tema para incorporarlo en sus concepciones.

Así pues, nuestra mirada podría dirigirse a el conocimiento mismo de la Naturaleza y de sus procesos, qué nos dicen las especies, cómo se expresan sus cambios. Esto es imposible si no establecemos un diálogo intercultural con aquellas comunidades que tienen mayores vínculos con la Naturaleza. Diversos pueblos que conservan sus filosofías, tecnologías y saberes.

La naturaleza no puede ser maltratada y en caso de daños tenemos que exigir su reparación en lo relacionado a las características, condiciones naturales del suelo y del agua, recuperación de la flora y la fauna, regenerar la vida acuática, mejorar y monitorear la salud de los pueblos que son sufren la destrucción ambiental, el desplazamiento de territorios, la supresión de sus formas culturales de expresión y de identificación.

 

Bibliografía:

 

Gudynas, Eduardo (2011). “El Buen Vivir. Germinando Alternativas al desarrollo”. América Latina en movimiento. No. 462. Quito. Pp. 1-20.

Harvey, David (2004). “The “New” Imperialism: Accumulation by Dispossession”. En The New Imperial Challenge, Leo Panitch y Colin Leys (eds.). Londres. Monthly Review Press. Pp 73-92

Svampa, Maristella (2011). “Movimientos Sociales, matrices socio-políticas y nuevos escenarios en América Latina” in Problèmes d´Amerique Latine y One world perspectives, Workings Papers 01/2010, Universitat Kassel  http://www.social-globalization.uni-kassel.de/owp.php Fecha de acceso: 20 de Marzo de 2014.

 

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s